GIRA HERMANOS SUDÓN 2017 (CAPÍTULO III)

GENERACIÓN X/MILLENNIALS (Texto de Marta Plumilla)

Los tigres de mi generación estamos un poco perdidos. Crecimos atemorizados porque decían que a la salida del cole podían darnos caramelos que contenían droga y esperábamos ansiosos la llegada del verano, para ir a la playa, aunque, llegado el momento, la posibilidad de pincharnos con una jeringuilla nos quitaba el sueño, nunca las ganas de ir a contemplar el mar. Fuimos y seremos siempre yonquis de la televisión. Conocimos la precariedad televisiva de poder acceder únicamente a tres canales (en el mejor de los casos) y recibimos alegres la llegada de Telecinco y Antena 3 con “Sensación de vivir” y las “Mama Chicho”. En mi caso me tragué todo “Dallas” y “Batman” doblado al gallego y sí, yo también vi “Cristal”. La misa de los domingos, las golosinas de después, saltarse la misa, ir a la bolera, montar en bicicleta, ir a la bolera en bicicleta. Hicimos cola aquel día delante de una tienda de ropa que lo cambiaría todo para siempre, dejando atrás la tienda de Pedro de toda la vida para, por fin, ir a la moda. Dejamos de ser viejos niños y nos hicimos mayores. Contemplábamos los estragos que la heroína había hecho en generaciones anteriores y cumplíamos el sueño de fumar. Sabíamos que era obligatorio ir a la universidad, ya que nuestros padres no habían tenido esa posibilidad. Vimos la llegada de los primeros teléfonos móviles que, al parecer, sustituirían el vaso de yogur Yoplait. Lo dudamos unos minutos, Vimos como internet llegaba poco a poco o muy rápido a todas partes y la aparición de OT. Vimos desaparecer el vinilo y orgullosos nos hicimos un Myspace. Habíamos escuchado hablar tanto de un Mayo Francés que marchamos por las calles dando un grito de “No a la Guerra” y después nos fuimos a casa a ver la televisión. Ahora vivimos en pisos compartidos en el centro, algunos tienen hijos, otros no. Quisimos librarnos de las hipotecas y a cambio nos sangran con los alquileres. Guardamos recuerdos de la ceremonia de las “Matanzas” pero somos vegetarianos. Quisimos ser Claudia Schiffer pero ahora preferimos a Frida Kahlo. Fuimos los primeros anoréxicos, futbolistas, yonquis… Ahora vemos como los Millennials dominan su entorno a la perfección. Como esa generación maravillosa navega por mares cibernéticos, con hashtags que queremos hacer nuestros, robándonos el sueño de vivir con robots, aunque probablemente no hayan leído “Sueñan los androides con ovejas eléctricas”. Sé muy poco de esta generación que contemplo boquiabierta. Sé un poco más de la mía. A veces coincidimos todos en una playa y mantenemos un diálogo silencioso con el mar.

Los tigres de mi generación estamos un poco perdidos, pero un día, cuando seamos muy viejos (si es que llegamos) dominaremos el mundo, o no, porque habremos cambiado la cultura del éxito y del poder que tanto detestamos. Habremos cambiado el móvil por la caracola y la televisión por el fuego. Aunque eso ya lo hicieron nuestros antepasados.

Con cariño, a los tigres de mi generación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s